Browse: HomeARTE → Claves para entender el arte contemporáneo VIII: surrealismo

Claves para entender el arte contemporáneo VIII: surrealismo

El surrealismo es un movimiento que se da desde 1924 hasta 1966, coincide con la muerte de André Bretón, que cruza el límite entre las primeras y las segundas vanguardias. André Bretón fue el ideólogo que escribió el manifiesto en 1924. El término surrealismo lo acuño Apollinaire cuando vio la obra de Giorgio de Chirico en 1914. Es, por tanto, un movimiento que avanza por gran parte del siglo XX y que tiene muy diversos focos, ya que se da en toda Europa y en Estados Unidos.

La voluntad de los surrealistas fue divulgar su obra, por eso muchos de ellos escribieron textos y sus obras al ser estudiadas han sido comprendidas. Las técnicas que utilizan son muy diversas pero lo son no tanto los temas. Los surrealistas intentaron llegar a conocer la verdad sobre sí mismos y para ello exploraron su mente, los temas surgen de esta exploración y son los más fundamentales para el hombre: la fecundidad, el paso del tiempo, lo enigmático de la vida y la muerte.

Hay tres elementos que nos ayudan a comprender inmediatamente que nos encontramos frente a una obra surrealista y coincide con tres modos de conocerse a uno mismo:

–       Les interesan los símbolos. En los cuadros de los surrealistas se repiten ciertos símbolos dependiendo de cada autor que se identifican con los temas principales que se han señalado. La idea de tomar símbolos proviene del mundo de la magia y el espiritismo. Les interesa el contenido mágico de las obras primitivas y, por ende, la metáfora. Por ejemplo, Salvador Dalí utiliza las hormigas como símbolo de muerte, el huevo como símbolo de fecundidad o dibuja unos relojes derretidos para indicar la vacuidad del tiempo. Muchas veces estos autores acuden a la mitología y la utilizan como símbolos.

Salvador Dalí, “la persistencia de la memoria”, 1931

–       Prestan mucha atención al inconsciente, porque, siguiendo a Freud, creen que libera los traumas y que ayuda a conocerse a sí mismo. Por ello practican el automatismo, dibujar algo sin pensar en ello, dejándose llevar, tal y como hacemos cuando hablamos por teléfono. El automatismo psíquico ayuda a explicar el funcionamiento real del pensamiento.

André Massón, “caballos atacados por peces”, 1926

–       Lo onírico. En los sueños se nos plantean enigmas pero también descubrimos nuestro propio inconsciente. Muchos autores daban un aire onírico a sus obras, en ellos se plantea el enigma, lo inimaginable o lo imposible.

René Magritte, “lo inhallable”, 1964

RELATED

SHARE

1 COMMENT

No puedo creer que nadie comentó en un tema tan crucial para la humanidad. Gracias por el articulo quien quiera que seas, vivan las formas!

Margaritametralleta/bandamp

julio 10, 2016 at 12:58 pm

Leave a comment

?>
© 2009 NEWSPRESS. POWERED BY WORDPRESS AND WPCRUNCHY.
Design by Acai Berry. In collaboration with Online Gambling, Credit Repair and spielautomat